Un INAES al margen de la ética… ¿y de la ley?

Roberto Fermín Bertossi Investigador C i j s / UNC Experto CoNEAU / Cooperativismo

El Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) es el órgano nacional de aplicación, regulación, control y sanción en materia cooperativa y mutual.

La ley 25.188 de Ética en la función pública de Argentina regula el ejercicio de la función pública, estableciendo un conjunto de deberes, prohibiciones e incompatibilidades aplicables,, sin excepción,, a todas las personas que se pretendan desempeñarse en la misma, ¡en todos sus niveles!

Actualmente Mario CAFIERO es el presidente del INAES y antes que ello,  es pariente directo por consanguinidad del jefe de gabinete nacional de ministros, Santiago CAFIERO.  ¡Ergo, flagrante Nepotismo!

Efectivamente, según el régimen de incompatibilidades de la Ley N° 25.188 (Ley de Ética Pública)  su artículo 2, inc. i)  establece y prescribe que los funcionarios y empleados públicos deben abstenerse de intervenir en todo asunto respecto al cual se encuentren comprendidos en alguna de las causas de excusación previstas en la ley procesal civil. Se trata del art. 17 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, que incluye, entre otras causales, el parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad: padres, hijos, abuelos, nietos, hermanos, tíos, sobrinos, primos hermanos, suegros, cuñados y nueras/yernos.

A renglón seguido,  poco tiempo después de asumir su cargo el actual titular del INAES Mario Cafiero denunció a Mauricio Macri y su gestión neoliberal: «El macrismo cometió un cooperativicidio»  asegurando que la cantidad de cooperativas cayó a la mitad durante el gobierno anterior.

Con profusas declaraciones periodísticas, el presidente del INAES Ing. Mario Cafiero sostuvo vg.: “Cambiemos tenía una mirada neoliberal sobre este sector, no solo lo desatendió sino que además canceló matrículas en forma masiva, se trató de un cooperativicidio. Las matrículas cayeron de 21 mil a 10.500. El gobierno de Macri no quería que esta pata de la economía funcionara más”.

Paradójica y contrafácticamente el mismo Cafiero conservó en el staff oficial de autoridades del organismo al “Ceo” de  Macri/Cambiemos para INAES, Se trata de Marcelo Oscar COLLOMB (nada menos que en el cargo estratégico de Director de normas y del registro nacional de cooperativas y mutuales), todo ello conforme captura de pantalla en la https://www.argentina.gob.ar/inaes/autoridades-instituto   al momento de redacción de esta nota de opinión)

En otro orden gravitante de cosas, el directorio del INAES se integra con siete (7) miembros de los cuales, las corporaciones cooperativas y mutuales imponen cuatro de los siete integrantes como máximas autoridades de dicho organismo, esto es  la mayoría decisoria de inusitada gravedad institucional.

Semejante anomalía institucional inadmisible, se agrava más aun cuando, sorprendentemente, titulares de Confederaciones de cooperativas, de mutuales (CAM) y hasta el presidente de la Alianza Cooperativa Internacional, ACI) integran dicho directorio,  contra toda ética pública (art. 13 y cc. de la ley 25.188).

De tal manera, conforme precisamente la propia Ley 25.188 y sus modificatorias,  tanto vg., Ariel Guarco (titular de ACI) como Carlos IANNIZZOTTO (Coninagro) y Alejandro Russo (CAM), estarían legalmente inhabilitados para ser las máximas autoridades del INAES  como integrantes plenos de su directorio.

Finalmente, ante la evidencia de la situación deficiente en que se encuentra la administración pública en general, y la creciente demanda social a favor de un mayor sentido ético y de servicio en la gestión pública; bueno ya a más de un cuarto de siglo de la última Convención Constituyente de 1994 (importante modificación de nuestra Carta Magna, cuando prevenida e informadamente,  introdujo nuevos derechos e instituciones y confirió al texto constitucional una legitimidad que estaba cuestionada)  que estableció en el artículo 85 y cc. de nuestra Constitución Nacional, un sistema de control externo del sector público nacional mediante una Auditoria General de la Nación, entonces sin demora esta última debiera expedirse contundentemente para asegurar la gestión legal, transparente, idónea, eficaz, eficiente, democrática, federal y sostenible; con neutralidad política y corporativa en el ámbito, sentido y alcance del INAES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

FacebookTwitterInstagram