Manifiesto solidario, Red Unicossol

La Red UNICOSSOL formada por investigadoras, investigadores e instituciones comprometidas con el desarrollo de la economía solidaria, como alternativa al desarrollo excluyente del país y en el marco del cumplimiento de su objeto social expresamos nuestras preocupaciones y propuestas ante la actual crisis de la nación colombiana.

ANTE UNA TRAGEDIA ANUNCIADA

Las manifestaciones realizadas desde el 28 de abril constituyen un acto de democracia, de soberanía popular. Lamentablemente se han visto empañadas por actos de violencia que no estaban ni están en la mente de quienes han convocado las movilizaciones. Una mirada simple sobre la situación nos llevaría a afirmar que reconocemos y defendemos el derecho a la legítima protesta consagrada en nuestra Constitución nacional y que rechazamos toda forma de violencia venga de donde viniere. El reconocimiento de los derechos civiles y el rechazo de la Violencia está en boca de la mayoría de los colombianos. Pero es necesario agudizar la mirada.

  1. Vemos con estupor cómo en los últimos gobiernos se ven aliados a las empresas, gobiernos y organismos transnacionales para producir políticas que dan como resultado un mayor empobrecimiento de la gente, la depredación de la naturaleza y el crecimiento de la deuda externa que desangra los presupuestos nacionales.
  2. Vemos cómo en nombre del Estado de derecho, el poder público (ejecutivo, legislativo y judicial) ha cercenado derechos fundamentales del pueblo colombiano. En esta dirección han convertido la salud y la educación en mercancías inalcanzables para la mayoría de la población; y los impuestos a las capas medias y bajas de la población como fuente creciente de recursos para el sostenimiento del Estado
  3. El campesinado, las comunidades indígenas y las negritudes que habitan territorios apartados de los grandes centros urbanos padecen la extrema pobreza bajo la mirada indolente de los gobernantes.
  4. Los grandes medios de comunicación, pagos con recursos públicos, hacen eco a las narrativas de los gobiernos nacional y territorial.
  5. Lamentablemente las Instituciones educativas no contribuimos suficientemente a la formación de generaciones con pensamiento crítico.
  6. Vemos mafias formadas por gobernantes y contratistas para apropiarse de los recursos pagados por el pueblo colombiano para la construcción de bienes comunes.
  7. El país está atravesado por múltiples formas de violencia: la violencia de las fuerzas subversivas, la violencia generada por las fuerzas armadas del Estado, la violencia de los narcotraficantes, la violencia de la delincuencia común, la violencia de adultos contra menores de edad, la violencia contra las mujeres. Pero además de todas esas violencias padecemos la violencia estructural generada por el modelo de desarrollo neoliberal.
  8. También nos duele profundamente el conformismo de la ciudadanía, su apoyo inexplicable a políticos condenados por corrupción u otros delitos. Cómo hace de falta en todo momento una ciudadanía capaz de crear y controlar el poder del Estado.
  9. La juventud, las centrales obreras, las organizaciones sociales, los medios comunitarios de comunicación, grupos culturales, algunas confesiones religiosas y la ciudadanía inconforme son una fuerza capaz de construir en nuestro país una sociedad participativa, solidaria, equitativa y justa.
  10. En las comunidades indígenas, en las comunidades afrodescendientes, en las comunidades campesinas, en las grandes ciudades hay experiencias de cambios paradigmáticos que inspiran y motivan los cambios que debemos generar.
  11. Tenemos la certeza que la agudización de la crisis por parte de la pandemia Covid-19 se está convirtiendo en una oportunidad maravillosa para hacer los cambios que hemos postergado por décadas.
  12. En el Congreso de la República hay voces que han impulsado iniciativas como la renta básica, por citar un ejemplo. No todo está perdido en el capitolio nacional.

Ante este panorama desolador la RED UNICOSSOL concita a todos los actores del poder público y a los diferentes actores de la sociedad civil a iniciar un proceso de diálogo plural y respetuoso que conduzca a iniciar conjuntamente transformaciones profundas de las dimensiones económica, política y cultural de la sociedad colombiana. Es necesario atacar las causas y no los efectos. Hoy, el gobierno está, una vez más, empeñado en atacar los efectos, uno de los cuales es la protesta social. Las causas de las protestas y también de las violencias no hay que buscarlas en el pueblo, hay que buscarlas donde están enquistadas: en el modelo de desarrollo neoliberal impulsado por los últimos gobiernos que ha tenido Colombia. La ética del cuidado y de la Solidaridad, la vigencia de los derechos fundamentales, la participación consciente de la ciudadanía son el camino para tales transformaciones. Somos capaces de construir bienes comunes para que la vida digna florezca en el país.

De manera especial llamamos a las personas vinculadas a las cooperativas, a las mutuales, a los fondos de empleados y a las demás organizaciones solidarias a realizar un trabajo de militancia para lograr ser lo que decimos ser: una fuerza de transformación y construcción de justicia social. Especialmente llamamos a quienes están en puestos de dirección e incidencia a actuar con coherencia con los principios y valores de la solidaridad.

Invitamos a las universidades a comprender la situación actual y dedicar los mejores esfuerzos para desarrollar investigaciones y estrategias formativas que iluminen y promuevan la transformación de la sociedad colombiana. Creatividad, innovación y emprendimiento con espíritu crítico, eso espera la sociedad colombiana de sus universidades. La academia está llamada a inspirar y promover los cambios que nos lleven a un futuro con futuro.

Las organizaciones sociales, los sindicatos, los partidos políticos, las instituciones, las empresas, las redes académicas, organizacionales y empresariales estamos llamadas a construir una auténtica democracia: plural, participativa, capaz de tramitar sus conflictos a través del diálogo. Solamente así seremos capaces de instalar una ciudadanía dueña y gestora de su Estado, con poder suficiente para definir su futuro, para elegir y controlar a sus gobernantes.

Nos unimos al dolor profundo de las víctimas de las jornadas de protesta, pero también de las victimas del asesinato selectivo de líderes y lideresas sociales. Rechazamos todas las formas de violencia. Nos unimos a las voces de protesta por el desgobierno y la corrupción.

Asumamos la pandemia de la Covid-19 y la agudización de la crisis social como la oportunidad para impulsar las transformaciones estructurales que necesita la sociedad colombiana. Entre todos podemos hacer de Colombia una gran Nación.

La Corporación Red Unicossol expresa públicamente su interés y disposición para usar todos los recursos disponibles para proponer soluciones y respuestas a la crisis que enfrenta el país.

Bogotá, D.C mayo 7 de 2021

COMITÉ DIRECTIVO, COMITÉ DE CONTROL INTERNO Y DIRECCIÓN EJECUTIVA

CORPORACION RED UNICOSSOL

2 comentarios en “Manifiesto solidario, Red Unicossol

  1. Red Unicossol organización con incidencia, siempre presente, sigue cada atributo después de cada punto.

    Investigacion con acción. Nodo social. Comunicación solidaria. Identtidad de sector. Desarrollo sostenible. Emprendimiento con poder. Narrador solidario. Constructor de realidades. Iniciativas rectoras. Acción inminente y permanente

  2. Así es compañeros y compañeras, tenemos posibilidad de incidir con nuestras reflexiones, pero sobre todo con los hechos, felicitaciones a todos los corporados que ya lo vienen haciendo y quienes venimos detrás nos guíe su ejemplo, gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

FacebookTwitterInstagram